Return Home
Health Guide
Drug Guide
Health Tools
More Features

Sonidos abdominales

Son los ruidos producidos por los intestinos.

Borborigmos (ruidos intestinales)

Los sonidos abdominales (borborigmos o ruidos hidroaéreos abdominales) son hechos por el movimiento de los intestinos a medida que impulsan el alimento. Debido a que los intestinos son huecos, los borborigmos pueden hacer eco a través del abdomen muy similar a los sonidos que producen las tuberías del agua.

La gran mayoría de los borborigmos son inofensivos y simplemente significan que el tubo digestivo está funcionando. Un médico puede evaluar los sonidos abdominales al escuchar el abdomen con un estetoscopio (auscultación).

Aunque la mayoría de los borborigmos son normales, hay algunos casos en los cuales los borborigmos anormales suministran información valiosa acerca de la salud del organismo.

El íleo es una afección en la cual hay ausencia de actividad intestinal. Muchos padecimientos pueden llevar a que se presente el íleo y es importante evaluarlo más ampliamente debido a que los gases, secreciones y contenidos intestinales pueden acumularse y romper la pared intestinal. Es posible que el médico no pueda oír ningún borborigmo al auscultar el abdomen.

La reducción de los borborigmos (hipoactivos) incluye una reducción de la fuerza, tono o regularidad de los ruidos. Ellos son un signo de que la actividad intestinal ha disminuido.

Los borborigmos hipoactivos son normales durante el sueño y también se presentan normalmente durante un corto tiempo después del uso de ciertos medicamentos y después de una cirugía abdominal. La disminución o ausencia de los borborigmos a menudo indica la presencia de estreñimiento.

El incremento de los borborigmos (hiperactivos) algunas veces se pueden escuchar incluso sin un estetoscopio. Los borborigmos hiperactivos significan que hay un incremento en la actividad intestinal y es algo que puede suceder algunas veces con diarrea o después de comer.

Los borborigmos siempre se evalúan junto con síntomas como:

  • Gases
  • Náuseas
  • Presencia o ausencia de deposiciones
  • Vómitos

Si los borborigmos son hipo o hiperactivos y hay otros síntomas anormales, es importante realizar controles continuos con el médico.

Por ejemplo, la ausencia de borborigmos después de un período de borborigmos hiperactivos puede significar que hay una ruptura de los intestinos o estrangulación del intestino y muerte (necrosis) del tejido intestinal.

Los borborigmos muy fuertes pueden ser una señal de obstrucción intestinal temprana.

La mayoría de los sonidos que se escuchan en el estómago y los intestinos se deben a la digestión normal y no debe haber preocupación. Son muchas las afecciones que pueden causar borborigmos hipo o hiperactivos; la mayoría son inofensivas y no necesitan tratamiento.

La siguiente es una lista de las afecciones más serias que pueden causar borborigmos anormales:

Borborigmos hiperactivos, hipoactivos o ausentes:

Otras causas de borborigmos hipoactivos:

  • Drogas que reducen los movimientos intestinales, como los opiáceos (incluyendo la codeína), anticolinérgicos y fenotiazinas
  • Anestesia general
  • Radiación al abdomen
  • Anestesia raquídea
  • Cirugía abdominal

Otras causas de borborigmos hiperactivos:

Consulte con el médico si experimenta cualquier síntoma como:

  • Sangrado a través del recto
  • Náuseas
  • Diarrea o estreñimiento prolongados
  • Vómitos

El médico llevará a cabo un examen físico y hará preguntas acerca de la historia clínica, como las siguientes:

Dependiendo de los resultados del examen físico, el médico puede ordenar más exámenes, que pueden abarcar:

Si existen signos de emergencia, usted será hospitalizado. Se le coloca una sonda a través de la nariz o la boca, que va hasta el estómago o los intestinos, con lo cual se vacían los contenidos intestinales. Por lo general, no se le permite comer ni beber nada, de manera que los intestinos puedan descansar. En su lugar, le administrarán líquidos por vía intravenosa.

Le pueden suministrar medicamentos para reducir los síntomas y tratar la causa del problema (el medicamento específico depende de la situación). Algunas personas pueden necesitar cirugía de inmediato.

Bengiamin RN, Budhram GR, King KE, Wightman JM. Abdominal pain. In: Marx JA, Hockberger RS, Walls RM, et al, eds. Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 7th ed. Philadelphia, Pa: Mosby Elsevier;2009:chap 21.

Postier RG, Squires RA. Acute abdomen. In: Townsend CM, Beauchamp RD, Evers BM, Mattox KL, eds. Sabiston Textbook of Surgery. 18th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2008:chap 45.


Actualizado: 10/30/2010
Versión en inglés revisada por: Linda Vorvick, MD, Medical Director, MEDEX Northwest Division of Physician Assistant Studies, University of Washington School of Medicine. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M., Inc.
Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.
La información provista no debería ser usada durante una emergencia médica o para el diagnóstico o tratamiento de cualquier condición médica. Un médico certificado debería ser consultado para el diagnóstico y tratamiento de cualquiera y todas las condiciones médicas. Llame al 911 para todas las emergencias médicas. Adam no hace ninguna representación o garantía con respecto a la precisión, confiabilidad, totalidad, actualidad del contenido, texto o gráficos. Los enlaces a otros sitios están provistos solo con fines informativos: no constituyen un aval de los otros sitios. © 1997- A.D.A.M., Inc. Toda duplicación o distribución de la información contenida aquí está estrictamente prohibida.